Historia De La Electricidad (X): Se Domina Al Rayo. Economía Aplicada A La Electricidad


Índice de entradas sobre la Historia de la Electricidad

Benjamín Franklin (USA 1706-1790)

En este caso se da la combinación de ocupaciones habitual en los científicos de la época, político, director de correos, impresor, periodista, editor, congresista, padre de la independencia, embajador, físico. Solo le faltaba ser clérigo.
Compaginó su carrera política con la científica, que comenzaron casi a la par. Gran admirador de Addison y de Newton, es elegido en 1743 para presidir la Sociedad Filosófica Estadounidense, institución similar a la Royal Society británica, para la que también fue elegido como miembro en 1756, mientras que la academia de ciencias francesa le dio el título de mejor científico vivo en 1772.
Además de electricidad, se ocupó de muchas otras ramas de la ciencia, fue el primero en describir la corriente del Golfo, ideó el cuentakilómetros usado en la oficina postal para medir las distancias recorridas por los carteros, como las casas eran de madera los incendios eran habituales, por lo que ideó la chimenea de Pensilvania de la que deriva las estufas de leña metálicas actuales, para corregir su visión ideó las lentes bifocales, y entre otras cosas curiosas es el padre de las aletas de buceo o de un instrumento musical llamado armónica de cristal, que produce el mismo sonido al que se produce frotando el borde de una copa con el dedo.Franklin tocando la armónica de cristal (fuente: sineris.es)

En 1747 se interesa en la electricidad y a partir de sus investigaciones aporta dos grandes avances en la materia, el mas conocido es el pararrayos, pero formula una teoría fundamental sobre las cargas eléctricas, la cual supuso el primer avance importante en la comprensión de la corriente eléctrica, pero es mas conocido por ser el inventor del pararrayos, aunque el solo postuló su idea y no llegó a construir el primero, pero es famoso por el experimento de la cometa.
El experimento de la cometa (fuente: wikipedia)
Postulaba que las tormentas eran fenómenos de tipo eléctrico, y su famoso experimento lo describió el mismo en su periódico, The Pennsylvania Gazatte, el 19 de Octubre de 1752, aunque seguramente se realizó el 15 de ese mes. Para demostrarlo voló una cometa que tenía su estructura de metal con una punta afilada, manejada a través de un cordel en cuyo extremo ató una llave, y remató el hilo con uno de seda no conductora, aconsejando permanecer en una casa tras una ventana sujetando el hilo de seda, para evitar que esta se mojara y volviera conductora. Cuando la cometa subió lo suficiente las cargas se recogían en la estructura y a través del hilo mojado llegaban a la llave y salían en forma de chispas por sus puntas (ver la beatificación eléctrica). Realmente tuvo mucha suerte, ya que el hilo cubierto de agua de la humedad y la lluvia es un buen camino para que los rayos pueden saltar usando el hilo hacia la mano del que maneja la cometa, lo que de echo sucedió cuando en 1753 moría por repetir el experimento el ruso Georg Wilhem, encargado del observatorio astronómico de la Academia de Ciencias de San Petersburgo.
Dijo que si se ubicaba una Botella de Leyden en contacto con la llave podría recogerse esa electricidad, aunque no realizó este experimento, pero si sugirió la forma de hacerlo sin el peligro de sujetar el hilo, sabiendo que la electricidad acude a las puntas, sugirió sujetar una barra metálica afilada a un poste, y recoger la electricidad en la base, aislada de tierra mediante una estructura de madera.
Esta idea realmente fue desarrollada en Francia, en mayo de 1752, en la pequeña ciudad de Marly-La-Ville por Thomas-François Dalibard y Georges-Louis Leclerc, Conde de Buffon, sobre una torre de madera ubicaron una barra metálica puntiaguda de 12 metros, conectada a una botella de vino en la base para comportarse como botella de Leyden. Esperaron una tormenta, y cuando se presentó el rayo golpeó la barra, y un ayudante que se acercó demasiado recibió una fuerte descarga.Experimento en Marly-la-Ville (fuente: sciencephoto.com)
A partir de la existencia de los dos tipos de electricidad descritos por Du Fay (ver entrada correspondiente), tuvo una genial idea que se ha demostrado aproximadamente cierta. Postuló que la electricidad era un fluido invisible existente en la materia, que podía estar en exceso o en defecto, y de igual manera que en la economía, cuando hay una falta de fondos en un lugar se compensa con los excesos de fondos de otros lugares, así también en la electricidad podía haber por exceso (carga positiva o vítrea) o por defecto (carga negativa o resinosa), y que las cargas circulaban de la parte con exceso a la parte con defecto, por tanto de positivo a negativo. Hoy día se sabe que la teoría es correcta pero de forma contraria, al ser las cargas eléctricas electrones negativos cuando hay exceso la carga es negativa y cuando hay defecto es positiva, y la electricidad circula de negativo a positivo, cosa que se supo solo con la moderna teoría atómica, pero como para el estudio de los circuitos electrónicos es casi siempre indiferente el sentido de la corriente para su estudio en los circuitos, se mantiene el convencionalismo de que circula de positivo a negativo. Hoy día se habla de diferencias de potenciales, circulando la electricidad de los puntos de mayor diferencia de potencial hacia los de menor diferencia de potencial.